All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

TEMPORADA ESTIVAL, OPORTUNIDAD PARA SALIR DE LA ZONA DE CONFORT

Home > Sin categoría  > TEMPORADA ESTIVAL, OPORTUNIDAD PARA SALIR DE LA ZONA DE CONFORT

En los últimos años se habla mucho de la “zona de confort” y de la conveniencia de salir de ella cuando uno siente que necesita un cambio u obtener resultados diferentes en algún ámbito.

La zona de confort puede ofrecer una sensación de seguridad psicológica, pero también puede convertirse en un lugar donde no podremos crecer ni evolucionar como personas.

Es ese lugar en el que acabamos haciendo siempre lo mismo, sin arriesgarnos a probar nada nuevo, viviendo en la seguridad de lo conocido, aunque pueda llegar a ser aburrido y gris. Así, reducimos nuestra experiencia vital y nuestro mundo a un pequeño reducto que conocemos y sentimos que podemos controlar y en donde nos sentimos a salvo… pero a la larga no salir de ella puede hacer que nos sintamos vacíos.

La zona de confort acoge y alimenta muchos miedos: miedo a fracasar, al rechazo, al ridículo, a perder lo que supuestamente tenemos…. Pero todos podemos dar más y ser mejores -si de verdad, lo queremos y, en consecuencia, hacemos algo por conseguirlo-.

Enfrentarnos a nuestros miedos supone conquistarnos a nosotros mismos, dejar de evitar situaciones que pueden ser grandes oportunidades.

No obstante, hay personas que sienten que viven muy bien en su mundo conocido y no experimentan ninguna necesidad de cambiarlo… lo cual, es perfecto. Salir de la zona de confort es una decisión personal.

Si uno siente que quiere hacer un cambio y salir de dicha zona no es necesario buscar ningún momento concreto, cualquiera es bueno y adecuado, no obstante, la temporada estival puede servir de iniciación en ese sumergirse en nuevas experiencias y vivencias que nos saquen de la rutina y nos fuercen a enfrentarnos a otras circunstancias y personas, por ejemplo, realizar un viaje puede convertirse en un máster de nuevas vivencias, realizar algún curso de formación, practicar nuevas actividades (deportivas, culturales, etc.).

El vivir estas experiencias tiene grandes beneficios: se amplía nuestra perspectiva sobre el funcionamiento de las cosas y de las personas, sumamos conocimientos, enriquecemos nuestros puntos de vista, nos enfrentamos a nuevos retos, desarrollamos nuestra creatividad, cambiamos nuestras creencias y nos conocemos mejor a nosotros mismos.

La confianza y la autoestima crecen de forma directamente proporcional a los desafíos y miedos a los que nos enfrentamos. Salir de la zona de confort y ponernos a prueba hace que veamos que dominamos ciertas habilidades que nos van a permitir salir airosos de situaciones que pueden parecer complicadas.

 

Si sientes que quieres un cambio, esta época del año puede ofrecer oportunidades para lograrlo.

 

¡Feliz verano!