All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

¿”RETENER” O CUIDAR EL TALENTO?

Home > Sin categoría  > ¿”RETENER” O CUIDAR EL TALENTO?

Hablar sobre el talento es algo recurrente en cualquier publicación o evento relacionado con la empresa o la más recientemente denominada “gestión de personas”, y muchas de esas alusiones hacen referencia a la “retención” del talento.

Según indica el diccionario, el verbo “retener” significa entre otras cosas, “impedir que algo salga, se mueva, se elimine o desaparezca” o también, “impedir que una persona se vaya de un lugar”. Por lo tanto, esta acepción en el contexto de la gestión de personas tiene connotaciones negativas. Da la impresión de que la permanencia de las personas con talento en la empresa es una lucha contra algún tipo de fuerza que les impulsa a querer irse… Sin embargo, ha de ser todo lo contrario.

Cuando en la empresa se habla de personas con talento se hace referencia a aquellas personas motivadas que disfrutan con lo que hacen, con competencias para desempeñar su trabajo, que están en permanente actualización de sus conocimientos y ello las lleva a alcanzar resultados excepcionales. Estas personas son especialmente valiosas porque, en la mayoría de los casos, viven la empresa, encarnan sus valores, son ejemplo de rendimiento y saben crear buen ambiente, por lo cual, hay que articular medidas para conservarlas, para cuidarlas y preservar su permanencia; medidas que contribuyan al crecimiento de esas personas en la organización.

En este sentido, el verbo “cuidar”, que tal y como nos indica el diccionario significa “ocuparse o encargarse de cierta cosa, haciéndose responsable de su realización o su buen término” sería una acepción más adecuada.

Para ejercer ese cuidado, en primer lugar resulta imprescindible conocer a cada persona y su perfil profesional, puesto que los intereses y motivaciones individuales son diferentes. Para ello es fundamental crear espacios de conversación y organizar el contenido del puesto de trabajo de manera que permita que la persona encuentre sentido a lo que hace y pueda contribuir con su desempeño profesional.

Por otro lado, además de una retribución equitativa que responda a las responsabilidades y resultados de desempeño, es necesario incorporar otros beneficios identificados como “salario emocional” entre los cuales, tiene especial relevancia el disponer de medidas de conciliación entre la vida personal y laboral (flexibilidad horaria, etc.) así como de mecanismos de reconocimiento de logros, y oportunidades de desarrollo profesional y promoción dentro de la empresa.

También se ha demostrado que otro elemento clave para mantener a las personas en la compañía es el poder disfrutar de un buen clima laboral basado en el respeto, la confianza y el apoyo mutuo, así como en el fomento de la buena relación entre compañeros, la promoción de la comunicación interna y la participación en la toma de decisiones. Estos elementos contribuyen a ensamblar el sentimiento de pertenencia.

Todas estas medidas tienen como objetivo cuidar a las personas de la organización, especialmente a las más valiosas, para fortalecer y mantener su vínculo con la misma, y generar un compromiso en una relación donde ellas y la empresa se beneficien mutuamente.