All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

¿Qué es el Coaching realmente?

Home > Sin categoría  > ¿Qué es el Coaching realmente?

La palabra “coach” resulta familiar para muchas personas debido al uso que se ha hecho de ella en varios programas de televisión, en campañas publicitarias de todo tipo, etc., pero, desafortunadamente, se ha transmitido una idea muy alejada de lo que, en realidad, hace un “coach”.

¿Qué es un “coach” y un proceso de “coaching”?

Un coach es un profesional que, de manera no directiva, acompaña a otras personas a definir sus objetivos, a reflexionar sobre si mismas y lo que desean, a explorar alternativas para lograrlo, a potenciar sus recursos y competencias, a poner en marcha las acciones que decidan, y a hacerse responsables de los resultados que alcancen.

Aunque habitualmente suele traducirse la palabra “coach” como “entrenador”, el término “coach” parece estar vinculado en origen a la idea de un carruaje llamado “Kocsi” que comenzó a utilizarse en la ciudad húngara de Kocs para transportar viajeros entre Viena y Budapest durante los siglos XV y XVI. Este carruaje estaba dotado de un sistema de suspensión que no existía hasta el momento, haciendo los viajes más cómodos y rápidos. Así empezó a hablarse de “kocsi szekér” o “carruaje de Kocs”, símbolo de la excelencia en aquella época.

El término abreviado “kocsi” pasó al alemán como kutsche, al italiano como cocchio, al inglés como coach y al español como coche.

Es así como el “coach” (coche) cumplía la función de transportar personas de un lugar a otro.

Metafóricamente, la función de un coach es la de transportar a las personas del lugar en el que se encuentran actualmente, a otro donde quieren llegar (meta u objetivo).

En este sentido, el “coaching” es un proceso de “acompañamiento”: acompañamiento en situaciones vitales como la adaptación al cambio, la toma de decisiones, la gestión del tiempo, la definición y puesta en marcha de planes de acción, la mejora de la comunicación y la gestión de equipos, entre otras.

Este proceso de acompañamiento es confidencial, se realiza con una metodología concreta y la aplicación de diversas herramientas, y conlleva siempre el desarrollo del autoconocimiento y la mejora de la autoestima.

En este proceso, el cliente o “coachee” decide hacia dónde quiere ir y cuál es el siguiente paso a dar, y es acompañado e incentivado por el coach en ese camino de autoconocimiento y despliegue de recursos para conseguir el objetivo que se ha propuesto. El coach le acompaña a descubrir y elegir su propio camino.

Por lo tanto, un coach no dice lo que hay que hacer, no asesora, no da respuestas, no aconseja, no juzga, y por otro lado, tampoco hace terapia.

Para ser coach es necesaria actitud (vocación de servicio, disposición, humildad, compromiso…) y aptitud, es decir, saber definir objetivos, escuchar activamente, realizar preguntas potenciadoras, trazar planes de acción, generar confianza, motivar, crear consciencia… para lo cual es necesario una formación sólida y específica sobre la metodología y herramientas del coaching así como el desarrollo de una serie de competencias imprescindibles para su ejercicio. Estas competencias están definidas y son evaluadas por las asociaciones que trabajan por la calidad y profesionalización de esta disciplina (ICF, ASESCO, etc.), y además, requieren práctica y actualización continua.

En definitiva, las diferentes actuaciones que se han llevado a cabo en algunos programas de televisión, en campañas publicitarias, etc. nada tienen que ver con lo que, en realidad, es el coaching .