All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

MIRAR HACIA OTRO LADO

Home > Sin categoría  > MIRAR HACIA OTRO LADO

Acabo de leer “Invisible” (Ed. Nube de Tinta), el último libro del escritor Eloy Moreno, que un buen amigo me recomendó y regaló hace unos días.

Se trata de un libro magnífico, estremecedor y conmovedor, que desarrolla una historia de plena actualidad. Un libro que provoca una profunda reflexión.

El relato se desarrolla desde la perspectiva, imaginario y vivencias de un adolescente, pero es un libro necesario, conveniente y muy recomendable para personas de todas las edades.

Entre las muchas reflexiones que sugiere, el libro nos muestra una visión cruda y realista de la indiferencia y el “mirar hacia otro lado”, que tan tremendas consecuencias acarrea, y que, lamentablemente, está tan presente hoy en día.

Las “razones” o excusas que dan lugar a esa indiferencia y ceguera inconsciente o consciente son muchas: “no tengo tiempo”, “no me he dado cuenta”, “no es mi problema”… pero detrás de todo ello está fundamentalmente el miedo en todas sus formas: “no sé cómo actuar”, “no quiero que me pase lo mismo”, “me da vergüenza decir lo que pienso”, “me siento culpable por no hacer nada pero no me atrevo”

El libro refleja que podemos convivir con otras personas (hijos, compañeros, amigos, padres, vecinos, empleados, ciudadanos en general…) “sin verlas”, sin darnos cuenta (o no queriendo darnos cuenta) de que algo les sucede, que están sufriendo, viviendo injusticias, rechazo… que necesitan apoyo al igual que lo necesitamos todos…

Pero no hacemos nada… miramos para otro lado…

Ellas, a su vez, se van aislando, arrinconando… hasta llegar a parecer invisibles.

Decía Martin Luther King que “lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos”.

La indiferencia es una actitud muy frecuente en nuestro tiempo. La actitud indiferente prescinde de la verdad, del bien, del amor, de la justicia.

Si uno no respeta los derechos ajenos sino que permanece indiferente, se producirá un gran mal. Si uno permanece indiferente ante las necesidades del prójimo, le hace un gran daño, y a la larga, se lo acabará haciendo a sí mismo.

Ante esta realidad, hay que apelar a nuestra condición humana de seres sociales, gregarios, y recordar que, como especie, necesitamos apoyarnos y velar los unos por otros, desde la solidaridad y la empatía, desde el ponerse en el lugar del otro, venciendo al miedo, para construir una sociedad que no haga invisibles a sus miembros. Si no hacemos algo, puede llegar un día en el que deje de verse a sí misma.