All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

LA ILUSIÓN, EL IMPULSO PARA CONTINUAR

Home > Sin categoría  > LA ILUSIÓN, EL IMPULSO PARA CONTINUAR

En unas horas terminará el año y es ejercicio habitual de muchas personas hacer balance de cómo han transcurrido los últimos doce meses.

Según cómo sea ese balance podremos sentir más o menos fuerza para recibir el año nuevo, pero, en cualquier caso, se presenta ante nosotros otra etapa, otros 365 días que podemos concebir como una nueva oportunidad para lo que queramos… para mantener… para comenzar… para lograr aquello que queremos…

En el día a día hay diferentes motivadores que nos mueven a actuar; uno de los más potentes es la ilusión, y en estos días cobra mayor protagonismo…

Dice el diccionario que la ilusión es “el sentimiento de alegría y satisfacción que produce la realización o la esperanza de conseguir algo que se desea intensamente”.

La ilusión nos mueve a buscar un cambio, a mejorar, a luchar por algo que creemos valioso.

Aunque suele decirse que no se vive solo de ilusión, ésta es muy necesaria para encontrar el impulso que nos ayuda a emprender nuevos proyectos. No hay proyecto sin ilusión y ésta nos predispone para la acción.

La ilusión está estrechamente vinculada a las emociones positivas; genera entusiasmo y creatividad, y ambos elementos son esenciales para perseverar y avanzar.

No obstante, hay personas que no quieren ilusionarse por miedo a sufrir decepciones, o no son capaces de generar ilusiones porque están inmersas en una depresión. Sin embargo, según explican profesionales de la psicología, en esas situaciones precisamente la ilusión tiene un gran poder terapéutico y resulta clave para el tratamiento.

El divulgador y conferenciante Victor Kuppers dice que «si uno no tiene ilusiones, se las tiene que poner, porque si no, no hay manera de continuar…”

Tener ilusión no implica dejar de ser realista. Imaginar realidades diferentes nos da la energía para transformar aquella en la que vivimos. Para ello es importante organizar nuestra vida y marcar algunas prioridades. Cuando uno contempla como algo real aquello con lo que se ilusiona y lo concreta, se predispone a hacerlo posible y a transformar la situación real que está viviendo.

Si las ilusiones son realistas, el proceso mismo de moverse para conseguirlas genera satisfacción.

Las ilusiones van variando con el paso del tiempo. Es posible recuperar algunas de las ilusiones perdidas sin dejar de estar en contacto con la realidad y en otras ocasiones es necesario autogenerar unas nuevas, pero, en cualquier caso, “las ilusiones no se marchitan porque no son flores sino semillas” (Daniel Aira).

¡Feliz e ilusionante 2020!