All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

FLEXIBILIDAD, ALGO MÁS QUE ADAPTACIÓN

Home > Sin categoría  > FLEXIBILIDAD, ALGO MÁS QUE ADAPTACIÓN

Los diferentes estudios que se están realizando sobre las competencias personales y profesionales que van a ser necesarias para desenvolverse en el trabajo del futuro, señalan a la flexibilidad como una de las más importantes.

En algunas fuentes se hace referencia a la flexibilidad como una adaptación al cambio, pero ser flexible supone mucho más.

Si nos centramos en el ámbito laboral, efectivamente, la flexibilidad implica saber adaptarse: a nuevos contextos, a nuevas formas de gestión, a personas distintas… Y todo ello, a su vez, supone convivir con la incertidumbre que acompaña a los tiempos actuales, y utilizar de modo inteligente las emociones para responder a las necesidades y demandas de jefes, compañeros y clientes, a través de la empatía.

Tener un alto grado de flexibilidad conlleva escuchar activamente, tener capacidad de análisis, saber valorar los diferentes aspectos implicados en aquello que se ha de acometer, y desplegar la respuesta o conducta adecuada, intentando dar lo mejor de uno mismo.

No obstante, la flexibilidad tiene un componente de proactividad que la diferencia de la mera adaptación.

Una persona que tenga esta competencia muy desarrollada destacará por saber anticipar los cambios de contexto pudiendo prevenir conflictos. Además, mostrará una actitud abierta e interés por conocer al otro, para dar respuesta a sus necesidades.

Así mismo, será capaz de promover iniciativas de mejora en su entorno laboral (nuevas metodologías, enfoques o nuevas formas de hacer las cosas).

También entenderá que es necesario estar formándose permanentemente para adquirir nuevos conocimientos y competencias, y de ese modo, evolucionar a través del aprendizaje continuo.

Una persona flexible es aquella que ve los cambios como oportunidades de crecimiento; una persona observadora y crítica, que se cuestiona las cosas valorando si es conveniente actuar de una determinada manera o de otra. Está abierta a nuevos enfoques y no se conforma con un punto de vista único: busca alternativas, hace preguntas, toma la iniciativa, propone ideas nuevas, aporta soluciones.

Una persona flexible es una persona que no solamente se adapta a los cambios, sino que los promueve.

La flexibilidad conlleva adaptación y mucho más…