All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

EL CICLO DE LA VIDA Y EL ENVEJECIMIENTO ACTIVO

Home > Sin categoría  > EL CICLO DE LA VIDA Y EL ENVEJECIMIENTO ACTIVO

 

“Jamás un hombre es demasiado viejo para recomenzar su vida, y no hemos de buscar que lo que fue, le impida ser lo que es o lo que será”. Miguel de Unamuno

 

La vida se va configurando a través de una serie de etapas que van marcando nuestro camino.

Hoy en día, con el aumento de la esperanza de vida, algunas etapas son cada vez más largas y están llenas de retos a los que hacer frente. Una de esas etapas es la denominada “tercera edad”.

Estos últimos meses he tenido la oportunidad de trabajar en un proyecto muy ilusionante e interesante que ha tenido como protagonistas a las personas mayores, y que se enmarca en la Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores que promueve la OMS.

Una ciudad con ese distintivo es aquella que está organizada y configurada de manera que permita a las personas mayores vivir dignamente, disfrutar de una buena salud, y continuar participando en la sociedad de manera plena y activa.

Una ciudad amigable reconoce la diversidad de las personas mayores, promueve una cultura de inclusión compartida por personas de todas las edades, respeta sus decisiones y opciones de forma de vida, y anticipa y da respuesta de manera flexible a sus necesidades y preferencias relacionadas con el envejecimiento activo.

A través de los grupos focales realizados, las más de cien personas participantes han mostrado gran interés en aportar su conocimiento y experiencia para llegar a configurar una “ciudad amigable”.

Ha sido un verdadero placer comprobar el nivel de proactividad, compromiso y ganas de aportar que tienen las personas a las que denominamos “mayores”.

Uno de los temas que se ha debatido largamente es el hecho constatable de que esa etiqueta de “personas mayores” incluye realidades muy heterogéneas; comprende grupos de personas y edades con características, intereses y necesidades muy diferentes.

Otro aspecto que se ha manifestado unánimemente y con vehemencia es la necesidad de poner en valor a este gran colectivo. Las personas que han participado en el proyecto han expresado su preocupación ante el hecho de que las personas mayores se perciban en la sociedad como una carga, un coste, una molestia…

Resulta imprescindible trasladar una imagen real y equitativa de todo lo que estas personas aportan y quieren aportar a la sociedad; reconocer su valor y contribución.

Así mismo, es necesario fomentar la preparación para el envejecimiento desde todos los ámbitos, y el respeto y la aceptación de los diferentes ciclos de la vida desde edades tempranas. Todo ello para configurar una ciudadanía íntegra, activa y saludable.

Estos son algunos de los retos y tareas pendientes a los que tenemos que dar respuesta.

Una sociedad inteligente es aquella que actúa como tal… demostremos que lo somos; está en nuestras manos.