All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

DAR EL CIEN POR CIEN

Home > Sin categoría  > DAR EL CIEN POR CIEN

Hace unos días vi la película “Green Book”, ganadora de los últimos premios Oscar. Desde mi punto de vista es una película recomendable por diferentes motivos: el guión, la interpretación de los actores protagonistas, la música, la fotografía… y también porque invita a la reflexión.

En el desarrollo de la trama hay muchos momentos reseñables pero, en particular, hay una frase que dice el protagonista, Tony Lip (interpretado por Viggo Mortensen), que me parece especialmente significativa: “Mi padre solía decir: lo que sea que hagas, hazlo al cien por cien. Cuando trabajas, trabajas; cuando ríes, ríes; cuando comas, come como si fuera tu última comida”.

Esta idea de entregarse por completo a lo que hacemos, enlaza con otro concepto que se ha difundido mucho en los últimos tiempos: “el estar aquí y ahora”, es decir, poner los cinco sentidos en cada cosa que hacemos; aprovechar y disfrutar cada momento, alejando la ansiedad por el futuro o la “rumia” de lo que ya ha pasado.

Estar aquí y ahora, “estar a lo que se está”, que dirían de manera coloquial personas a las que tengo gran aprecio, puede resultar una tarea ardua en los tiempos que corren.

Las preocupaciones, el estrés, la hiperconectividad… entre otros elementos, hacen que vivamos eso que se denomina “doble ausencia”, es decir, no estamos ni en un sitio ni en otro. Incluso podemos tener la sensación de que la vida se nos escapa y no somos capaces de agarrar y disfrutar esos momentos que tanto hemos anhelado.

No vivir en el presente es vivir en una ficción. No vivir aquí y ahora es, de alguna manera, renunciar a la propia vida.

Diversos estudios relacionados con el estrés y la ansiedad muestran que, incluso cuando estamos sentados en quietud sin recibir estímulos del exterior, seguimos manteniendo un interminable diálogo en nuestra cabeza que nos altera.

Necesitamos calmar nuestra mente e interrumpir ese continuo dialogo interno al que estamos acostumbrados, para poder llegar a un estado de serenidad.

Si queremos “vivir” con todas las letras y conectar con lo que somos, la clave está en centrar la atención en cada cosa que hacemos. 

Nuestra mente divaga de un lado a otro, pero al centrarnos en aquellas tareas que estamos realizando esos pensamientos van dejando de tener fuerza.

Cuando vivimos en el presente, hacemos las paces con nuestro pasado y no intentamos controlar el futuro, lo cual implica vivir en la aceptación (que no es lo mismo que resignarse).

Si estamos viviendo en el pasado, debemos ser conscientes de que no podemos hacer nada por cambiarlo, y si nos preocupamos por el futuro hemos de interiorizar que no podemos hacer nada para mejorarlo a no ser que lo hagamos ahora, en el presente.

Tomar consciencia de estos procesos internos es el primer paso indispensable para poder cambiar esos hábitos de pensamiento que nos impiden dar el cien por cien, aquí y ahora.