All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

BUSCAR EMPLEO, UN RETO PERSONAL

Home > Sin categoría  > BUSCAR EMPLEO, UN RETO PERSONAL

En el último año y medio se ha constatado un aumento significativo de ofertas de empleo en los servicios públicos y en los diversos recursos y entidades que las gestionan (webs de empleo, consultoras de recursos humanos, etc.). Este dinamismo del mercado de trabajo ha tenido su repercusión en las tasas del paro. De hecho, el paro se ha reducido significativamente si lo comparamos con los años de la crisis. Según datos del INE, a finales de 2018 la tasa de desempleo en España descendió al 14,45%, su nivel más bajo desde finales de 2008. Si se consultan los datos de Navarra en el mismo periodo, la tasa se situó en un 9,99 %.

A pesar de que estos datos resultan alentadores conllevan también otras realidades: hay más personas trabajando, pero muchas de ellas lo hacen en condiciones muy precarias, hecho que les fuerza a seguir buscando otro empleo que cubra sus necesidades y preferencias. Por otro lado, sigue habiendo personas en desempleo que no saben cómo abordar una búsqueda de empleo efectiva.

Buscar trabajo es una tarea laboriosa, sin embargo, muchas veces no se realiza un proceso sistemático o, aun conociendo recursos y aplicando técnicas de búsqueda de empleo, no se obtiene el resultado esperado.

En este contexto el coaching puede ser de gran utilidad tanto a personas que están en desempleo como a quienes se encuentran poco satisfechas con el que trabajo que tienen en la actualidad.

El coaching no es exclusivo de directivos. Cualquier persona puede recurrir a los servicios de un coach para trabajar en aquellos objetivos que se ha propuesto y que, por las circunstancias que sean (que se trabajarán en el proceso de coaching) no ha logrado.

La mayoría de las ocasiones en las que la búsqueda de empleo no da buenos resultados tiene como origen la indefinición del objetivo profesional. Es muy habitual encontrarnos con personas que no saben qué quieren hacer a nivel laboral, cuáles son sus competencias o en qué pueden destacar. Existe un grado muy elevado de falta de autoconocimiento.

Ante esta situación, el coaching posibilita indagar en lo más profundo de la persona, conectándola con sus valores, sus creencias, sus fortalezas e ilusiones, promoviendo que la persona se conozca mejor a sí misma y con ello, se haga preguntas y encuentre respuestas que hasta ese momento no se había planteado.

En consecuencia, un primer objetivo para muchas personas que buscan empleo o un cambio laboral es la definición de su objetivo profesional, para, posteriormente, poder abordar la búsqueda de un puesto de trabajo concreto.

Una vez se ha definido minuciosamente el objetivo profesional de manera que sea claro, realista y medible (entre otras características), se inicia un trabajo en diferentes fases y ámbitos: exploración de la situación actual de la persona, análisis de soluciones intentadas con y sin éxito, existencia de creencias, emociones y comportamientos limitantes, reconocimiento de logros, opciones no contempladas, etc.

En este proceso, los obstáculos internos (el miedo al fracaso, la falta de confianza, la inseguridad o la falta de autoestima) se reducen, facilitando que la persona se permita sacar lo mejor de sí misma.

El trabajo finaliza con la definición de un plan de acción que conduzca al logro del objetivo, en este caso, a la obtención del puesto de trabajo deseado. Así pues, el coaching promueve la acción. De hecho, el coaching está dirigido a aquellas personas que desean realmente hacer un cambio, y por ello, asumen la responsabilidad y el compromiso para realizarlo.

En todo este proceso de acompañamiento resulta fundamental la competencia del coach para crear el contexto propicio, y formular las preguntas pertinentes que generen en las personas nuevos planteamientos que hasta el momento no habían surgido.

Además, el trabajo se desarrolla desde la sinceridad y el respeto, desde la confianza y la implicación mutua, con total confidencialidad.

A través de un proceso de coaching se logra mayor autoconciencia, compromiso, autoconfianza y proactividad que utilizando otros métodos de búsqueda de empleo.

En suma, como se aborda a la persona de manera integral, experimenta mejoras en otros aspectos de su vida, pues se trata de un trabajo de aprendizaje y crecimiento personal.

 

“Cuando no sabemos a qué puerto nos dirigimos, todos los vientos son desfavorables”. Séneca