All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

APRENDER A “MIRAR” PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA

Home > Sin categoría  > APRENDER A “MIRAR” PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA

Según el psiquiatra Luis Rojas Marcos, la autoestima es ese sentimiento placentero y de aprecio o desagradable y de rechazo que nos acompaña cada día. Se trata, por tanto, de una fiel compañera de viaje que puede alegrarnos el camino o hacerlo verdaderamente complicado.

La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos y se encuentra estrechamente vinculada a nuestro bienestar.

Las personas con una autoestima saludable son más capaces de enfrentarse a los desafíos que se les presentan en la vida y muestran niveles de resiliencia y de satisfacción más elevados.

La autoestima se va configurando en las diferentes etapas de desarrollo evolutivo, desde las experiencias tempranas de la infancia hasta la madurez; es moldeable, por lo tanto, puede trabajarse y mejorar.

El primer paso para poder mejorar la autoestima es profundizar en nuestro autoconocimiento. Analizar nuestras habilidades y debilidades, así como rememorar nuestras experiencias y las consecuencias que se han derivado de ellas, nos hará entender el porqué de determinados sentimientos.

La autoaceptación es otro elemento fundamental para poder avanzar en este camino de reforzamiento de la autoestima. Reconocer que nadie es perfecto,  aceptar nuestras luces y sombras, y tratarnos con amabilidad son cimientos en este proceso.

Por otro lado, resulta imprescindible aprender a “mirar de otra manera” las cosas que nos suceden; aprender a poner el foco en los aspectos positivos de lo que vamos viviendo.

Las personas depresivas o con baja autoestima suelen ponen su atención en los aspectos negativos, ignorando los positivos. También suelen compararse con los demás.

La atención y el foco son verdaderamente importantes porque guían el pensamiento y la percepción de la realidad. 

Aprender a “enfocar mejor” supone también aprender a rememorar los logros que hemos ido consiguiendo en nuestra vida por pequeños que parezcan.

Las personas con baja autoestima suelen autocastigarse rememorando recuerdos dolorosos en los que se han sentido incompetentes o rechazadas.

Sin embargo, los pensamientos positivos generan emociones positivas. Si se aprende a poner el foco en aquellas experiencias de logro que se han vivido, se fortalece el sentimiento de competencia y, en consecuencia, se va reforzando la confianza en nosotros mismos y en nuestra capacidad para realizar nuevas tareas o alcanzar nuevos objetivos.

A partir de aquí hay muchas otras estrategias que se pueden ir implementando: celebrar los logros o éxitos, sacar algo constructivo de los errores cometidos, lanzarse a hacer algo nuevo por insignificante que nos parezca, agradecer lo bueno que nos sucede o tenemos, hacer algo por alguien… y muchas otras cosas que nos demuestren el valor que tenemos y que debemos otorgarnos.

“¿Me preguntas cuál fue mi mayor progreso? Empecé a ser mi propio amigo”. Séneca